La congestión nasal es una afección muy común en bebés.

Cómo aliviar la congestión nasal en bebés

Es muy común en los recién nacidos que padezcan de congestión nasal. De hecho, es algo inevitable los mocos en bebés recién nacidos, incluso en los más sanos. Independientemente de que estén resfriados o no, la congestión nasal es muy frecuente.

Dicho esto, también es verdad que la congestión nasal en bebés resulta especialmente molesta y preocupante para la salud y el bienestar de nuestros pequeños.

La obstrucción nasal puede interferir con el desarrollo de la audición y del lenguaje, y el exceso de mucosidad puede obstruir la trompa de Eustaquio y provocar dolor de oídos e infección. Además, una buena función respiratoria es necesaria para que el niño se alimente y duerma correctamente. Por ello, es importante identificar los signos que indican que tu hijo tiene la nariz taponada, y consultar con el médico para que determine las causas e indique el tratamiento más adecuado.

La congestión nasal en bebés

Es importante saber que, hasta los seis meses de edad, los bebés no son capaces de respirar por la boca, dada la inmadurez de su sistema respiratorio, cuyo desarrollo no culminará hasta entre los 13 y los 16 años. Tanto a nivel anatómico (tamaño, forma y posición) como fisiológico, el sistema respiratorio del bebé es bastante diferente respecto al del adulto.

La congestión nasal en bebés puede provocar dolor de oídos e infección.

Asimismo, la nariz es en los niños, después de la glotis, el lugar con mayor resistencia al paso del aire, de ahí la importancia de mantenerla despejada, ya que cualquier obstrucción puede impedir al bebé respirar correctamente, así como causarle dificultades para alimentarse o dormir. En este sentido, recordar que la congestión nasal en bebés por las noches es muy frecuente.

Es importante apuntar también que, al contrario de lo que podemos llegar a pensar, esta obstrucción no es consecuencia únicamente de un exceso de mocos o tapón en los bebés recién nacidos, sino que se produce cuando los tejidos que recubren la nariz se inflaman. Esto impide respirar con facilidad a través de las fosas nasales y dificulta la eliminación del moco.

Por tanto y teniendo en cuenta que, hasta aproximadamente los cinco años, los niños no son capaces de sonarse la nariz, es esencial que se mantengan sus fosas nasales limpias y libres de mucosidad. Para ello, cuando tienen abundantes mocos o les cuesta respirar, algunos especialistas y estudios recomiendan realizar regularmente lavados nasales con suero fisiológico para disolver y arrastrar los mocos y secreciones. También puede emplearse simplemente como hábito de higiene y humidificación en niños sanos. En definitiva, son métodos que ayudan a evitar o aliviar la congestión nasal en los bebés.

Existen métodos que ayudan a evitar o aliviar la congestión nasal en los bebés.

Se recomienda realizar los lavados nasales cuando más tranquilo esté el niño, así será más fácil hacerlos. Pueden llevarse a cabo varias veces al día; de hecho, todas las que se consideren necesarias para que el niño respire bien.

Un momento perfecto puede ser después del baño, pero cuando el niño ya esté seco y vestido para que se sienta más cómodo. También es importante hacerlo antes de la lactancia o de las comidas, puesto que comer le resultará más fácil si puede respirar bien, y también antes de acostarlo, para que pueda respirar mejor durante la noche.

Productos para evitar la congestión nasal en bebés

Por último, aconsejamos hacer estos lavados para evitar la congestión nasal en bebés con productos farmacéuticos.

Mustela Congestión Nasal Isotónica Bebé es uno de los productos estrellas para luchar contra la congestión nasal en bebés.

Es una solución isotónica de agua de mar 100% natural indicada para descongestionar las fosas nasales en niños y bebés a partir de 3 meses, en cuanto aparecen los primeros síntomas de resfriado o rinitis.

Mustela tiene uno de los productos estrellas para luchar contra la congestión nasal en bebés.

Su boquilla de seguridad, especial para bebés, y la microdifusión de agua de mar rica en sales minerales y oligoelementos garantizan una suavidad máxima en la aplicación y permiten: limpiar suavemente las fosas nasales, humidificar la mucosa nasal cuando la nariz está taponada y desobstruir los senos por efecto mecánico osmótico.

Asimismo, Sinomarín Bebés Limpieza Nasal Monodosis es un producto también 100% natural, descongestionante nasal y clínicamente probado. Es una solución hipertónica de agua de mar (2.3% NaCl), rica en ingredientes provenientes del mar. Ideal para bebés, ya que ayuda a limpiar las fosas nasales, eliminando la mucosidad atrapada, evitando así las infecciones secundarias nasales, como, por ejemplo, la otitis.

Este descongestionante nasal es un producto también 100% natural.

También favorece la restauración de la respiración nasal de forma natural y alivia los síntomas relacionados con la congestión nasal en bebés.

Por otro lado, la marca Ysana presenta en El Boticario en Casa su spray para congestión nasal en bebés Free Nose, un agua de mar isotónica para una correcta higiene nasal para bebés desde +o meses. Este producto limpia, hidrata y alivia la congestión de las cavidades nasales gracias a su acción mecánica de lavado y extracción. Esto asegura la permeabilidad de la mucosa nasal de los más pequeños.

Spray para la congestión nasal de bebés de la firma Ysana.

Free Nose realiza una correcta limpieza de la nariz, ayudando terapéuticamente en algunas indicaciones básicas como la nasofaringitis, rinitis obstructiva y sinusitis, nariz seca, ronquera, entre otros.

Por otro lado, la marca Aboca dispone de Fitonasal Pediátrico, indicado a partir de los 6 meses de edad en todos los casos de congestión e irritación de las fosas nasales, debidas a síndromes gripales, resfriado, rinitis alérgicas y sinusitis, tanto agudas como crónicas. Puede utilizarse también como tratamiento coadyuvante en caso de tos y dolor de garganta causados por secreción retronasal y otitis medias consiguientes a congestión nasal.

Este descongestionante nasal se puede usar a partir de los 6 meses de edad en todos los casos de congestión e irritación de las fosas nasales.

El producto ejerce una acción de limpieza profunda de las fosas nasales que elimina el moco en bebés recién nacidos y los agentes patógenos, irritantes y alergénicos atrapados en él (virus, bacterias, humo, contaminación, pólenes, sustancias irritantes, etc.) y una acción descongestionante con doble mecanismo no farmacológico.

Y para ayudar a aliviar la congestión nasal en bebés, Suavinex tiene su Aspirador Nasal, tanto normal como anatómico, que se adapta a la forma de sus fosas nasales. Es un producto imprescindible para la higiene del bebé, pues tener una nariz limpia significa que puede respirar bien, evitando que se atragante al comer o que le falte el aire cuando duerme. Su boquilla es anatómica y no contiene Bisphenol A.

Aspirador nasal anatómico de Suavinex.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.