Las quemaduras solares son realmente dañinas. El peligro va mucho más allá de cualquier dolor, enrojecimiento e incomodidad a corto plazo, porque después de que se desvanece, permanece el daño duradero.

Las quemaduras solares aceleran el envejecimiento de la piel y son la causa principal en la mayoría de los casos de carcinomas.

Sin embargo, la buena noticia es que se pueden prevenir por completo. Y el mejor momento para empezar es hoy.

¿Qué es una quemadura de sol?

Las quemaduras solares son una reacción inflamatoria al daño de la radiación ultravioleta (UV) en las capas más externas de la piel. En el corazón de todo esto se encuentra la melanina, un pigmento que le da color a tu piel y la defiende de los rayos del sol. Ésta actúa oscureciendo la piel expuesta al sol sin protección.

La cantidad de melanina que produce está determinada por la genética, por ese motivo algunas personas se queman con el sol mientras que otras se broncean. Ambos son signos de daño celular en la piel. Para las personas con menos melanina, la exposición prolongada al sol sin protección puede hacer que las células de la piel se enrojezcan, se inflamen y duelan, lo que se conoce como quemadura solar. Ésta puede variar de leve a quemadura solar grave, que se manifiesta con ampollas.

La quemadura solar puede ser leve o grave.

Después de una quemadura del sol, la piel puede comenzar a pelarse. Esta es una señal de que el cuerpo está tratando de deshacerse de las células dañadas.

Riesgos de las quemaduras solares

Las quemaduras solares repetidas aumentan su riesgo. Para las personas de piel clara, especialmente aquellas con predisposición genética, éstas juegan un papel claro en el desarrollo del melanoma. La investigación muestra que los rayos UV que dañan la piel también pueden alterar un gen supresor de tumores, dando a las células lesionadas menos posibilidades de repararse antes de convertirse en cáncer.

Las personas que trabajan o practican deportes al aire libre tienen un mayor riesgo de quemaduras solares frecuentes que pueden provocar cáncer de piel. Por supuesto, especial cuidado se ha de poner para prevenir las quemaduras solares en niños.

Y es que, incluso una quemadura solar con ampollas en la niñez o la adolescencia duplica con creces las posibilidades de desarrollar un melanoma más adelante en la vida.

Una quemadura solar con ampollas en la niñez o la adolescencia duplica con creces las posibilidades de desarrollar un melanoma más adelante en la vida

No hay que olvidar que el daño a la piel se acumula con el tiempo, comenzando con la primera quemadura solar. Cuanto más se quema, mayor es el riesgo de cáncer de piel. El daño UV posterior puede ocurrir incluso cuando no hay una quemadura obvia.

Qué hacer con las quemaduras solares

Todos los motivos que hemos señalado más arriba son suficientes para intentar evitar las quemaduras solares. Así, que no solo en la playa o la piscina, sino todos los días, hay que aplicarse protector solar de amplio espectro, como los de El Boticario en Casa.

Entre ellos, se encuentra Heliocare 360º Airgel SPF 50, un fotoinmunoprotector con cobertura muy amplia, con una potente acción antioxidante y con novedosos activos que ayudan a evitar las quemaduras solares y reparar el ADN. Cuenta con una exclusiva textura airgel, ultraligera, que se adapta a todo tipo de pieles aportando un acabado perfecto invisible y el máximo confort. Su fórmula está libre de alcohol y parabenos. Testado bajo control dermatológico y oftalmológico.

También Vichy Idéal Soleil Leche Gel Ultra Fundente SPF50 es una excelente opción. Este gel con protección solar corporal, que se puede aplicar sobre la piel mojada o seca, ayuda a mantener la protección, así como un acabado invisible incluso después de bañarse o practicar deporte.  Muy resistente al agua y al sudor, tiene protección Anti- UV con Mexoryl XL reforzada para poder proteger hasta frente a rayos UVA largos.

Gel de protección alta.

Cómo aliviar las quemaduras solares

Por otro lado, si ya ha aparecido la quemadura solar, repasamos una serie de tratamientos para el alivio de las quemaduras solares.

  1. Actúa rápido para enfriarlo

Si estás cerca de una piscina fría, un lago o el océano, date un chapuzón rápido para refrescar tu piel, pero solo por unos segundos para que no prolongues tu exposición. Luego hay que cubrirse y alejarse del sol inmediatamente.

Continúa enfriando la quemadura con compresas frías. Se puede usar hielo, pero sin aplicarlo directamente sobre la quemadura solar. También se puede tomar una ducha o baño frío, pero no por mucho tiempo, ya que puede resecar la piel. Al mismo tiempo se debe evite el jabón fuerte, que podría irritar aún más.

  1. Hidrata mientras la piel está húmeda

Mientras la piel aún está húmeda, se recomienda usar una loción humectante suave. Hay que repetir la acción para mantener húmeda la piel quemada o descamada durante los próximos días.

Así, Ladival Allerg After Sun Crema 200ml es una hidratante que mantiene la piel calmada, sin irritaciones ni rojeces tras la exposición al sol. Sus capacidades antiinflamatorias e hidratantes actúan en profundidad sobre la barrera cutánea, reduciendo el estrés provocado en ella por los rayos del sol. A su vez, este after sun para quemaduras solares contiene efectos antioxidantes que combate la acumulación de radicales libres en la piel y reduce así el envejecimiento prematuro de la dermis.

Ladival Allerg After Sun Crema 200ml es una hidratante que mantiene la piel calmada.

Por su parte, Avene Emulsión Reparadora alivia e hidrata la piel después de la exposición al sol. Es un excelente cuidado hidratante para pieles sensibles agredidas por el sol. Su textura ligera y fluida produce una sensación de frescor, alivio y confort. Además, está elaborada con activos que tienen propiedades nutritivas, calmantes e hidratantes.

Por otro lado, Flamma spray es una solución en spray con oxaceprol, que ayuda a calmar y restablecer el equilibrio natural de la piel. Este remedio para las quemaduras solares está indicado para aliviar la piel en la fase inicial de éstas, cuando es muy sensible al tacto. Se puede aplicar en cara y cuerpo y es apto para bebes, niños y adultos.

Remedio para las quemaduras solares

Rilastil Neoviderm es una crema para las quemaduras solares que hidratar y cuidar la piel. Contiene una acción protectora e hidratante, calma y aporta alivio a la piel, favoreciendo su proceso fisiológico de normalización.

  1. Disminuye la Inflamación

Se ha de consultar con el médico o farmacéutico la posibilidad de tomar algún medicamento o producto que sirva para calmar el enrojecimiento y la hinchazón. El aloe vera puede aliviar las quemaduras solares leves y, generalmente, se considera seguro. Se recomienda seguir usando compresas frías para aliviar el malestar, usar ropa suelta, suave y transpirable, para evitar una mayor irritación de la piel, y mantenerse alejado del sol por completo hasta que sane la quemadura solar.

  1. Repón líquidos

Las quemaduras solares extraen líquido a la superficie de la piel y lo alejan del resto del cuerpo, por lo que puede deshidratarse. Es importante rehidratarse bebiendo líquidos adicionales, como agua y bebidas deportivas que ayudan a reponer los electrolitos, inmediatamente y mientras la piel sana.

  1. Consulte al médico

Se recomienda buscar ayuda médica si las quemaduras solares son graves, es decir si se tiene ampollas graves en una gran parte del cuerpo, fiebre y escalofríos o se está mareado o confundido. No te rasques ni revientes las ampollas, ya que puedes provocar una infección. Los signos de infección incluyen vetas rojas o supuración de pus.

Pin It on Pinterest