El Boticario en Casa te cuenta cómo cuidar tu esmalte dental.

Consejos para cuidar el esmalte dental

Una sonrisa, ¡y nuestro esmalte dental salta a la vista! Considerado el tejido más duro de nuestro organismo, está compuesto principalmente de sales de calcio, además de pequeñas cantidades de otros elementos, como flúor, carbonatos sodios y potasio. Todo ello actúa como manto protector de la corona dentaria.

El esmalte, la barrera natural de los dientes

 Cuidar el esmalte es importante, porque se trata de una barrera natural del diente. Sin este tejido, o si éste se daña, puede empezar a desgastarse y debilitarse, incluso a romperse. En definitiva, se favorecerá la aparición de caries o, incluso, se pueden alterar funciones importantes, como la masticación, fonación y deglución.

Una dieta basada en azúcares, una mala higiene dental y la presencia demicroorganismos son factores que se conjugan y suelen perjudicar el esmalte de los dientes.

El esmalte del diente requiere especial cuidado.

A continuación, os brindamos una serie de consejos sobre cómo cuidar el esmalte dental. Y recuerda que, aunque estas recomendaciones podrían proteger tu esmalte, lo mejor es que consultes con tu dentista qué hábitos son los mejores para cuidar tus dientes.

  1. Limita los alimentos y bebidas azucarados

Las bacterias en la boca se alimentan del azúcar de los alimentos y bebidas. Posteriormente, producen ácidos que debilitan y desgastan el esmalte. La acidez contenida en muchas bebidas, especialmente aquellas que son carbonatadas o hechas a partir de cítricos, son especialmente dañinas.

¿La mejor opción cuando tienes sed? Un buen vaso de agua.

  1. Consume alimentos que protejan y refuercen el esmalte dental

Se aconsejan consumir alimentos que beneficien el esmalte dental.

Se aconseja consumir alimentos que protejan el esmalte dental.

El calcio en los alimentos contrarresta los ácidos en la boca que causan caries. También ayuda a mantener fuertes los huesos y los dientes. La leche, el queso y otros productos lácteos ayudan a proteger y fortalecer el esmalte. Si no se consume este tipo de alimentos, es recomendable optar por otros que lleven calcio agregado.

  1. Evita el cepillado excesivo

Hay que utilizar una técnica adecuada para cepillarse los dientes correctamente y así cuidar el esmalte dental.

Un cepillado excesivo puede desgastar el esmalte de los dientes, tanto si se realiza demasiado rápido como si se hace con desmedida fuerza. Para un cepillado correcto, se aconseja usar un cepillo con cerdas suaves y colocarlo en un ángulo de aproximadamente 45 grados con respecto a las encías.

Un cepillado excesivo puede desgastar el esmalte de los dientes.

Posteriormente, hay que cepillar los dientes hacia adelante y hacia atrás, con movimientos cortos y suaves.

Los expertos también recomiendan esperar hasta una hora después de comer dulces o frutas cítricas antes de cepillarse los dientes. Esto se debe a que los alimentos ácidos pueden ablandar el esmalte y hacer que le resulte más fácil dañarlo.

  1. Tratar la acidez estomacal y los trastornos alimentarios

La acidez estomacal severa puede provocar que los ácidos se escapen y alcancen eventualmente la boca, donde pueden erosionar el esmalte. Asimismo, un trastorno alimentario como la bulimia, en el que las personas vomitan los alimentos después de comer, es otra amenaza para el esmalte de los dientes.

En estos casos, es fundamental consultar con un especialista ante la presencia de estas patologías.

  1. Cuidado con la boca seca

La saliva ayuda a eliminar las bacterias que pueden provocar caries. También combate los efectos de los alimentos ácidos. Por tanto, es absolutamente necesario beber agua con frecuencia para mantener la boca limpia y húmeda.

Beber agua es muy aconsejable para cuidar el esmalte dental.

Tras un intenso ejercicio físico, hay que rehidratarse durante y después de su entrenamiento.

  1. Cuidado con el bruxismo

El bruxismo con contacto dentario genera alteraciones dentales que pueden desembocar en desgaste del esmalte e incluso pueden llegar más allá de esto, exponiendo zonas sensibles del diente y otros daños a nivel muscular y articular. Se debe consultar inmediatamente frente a esta condición, ya que puede llegar a convertirse en un problema funcional y estético importante.

  1. Utilizar flúor

El flúor es esencial para cuidar y fortalecer el esmalte dental y ayuda a reparar las primeras etapas de la caries dental y también hace que los dientes sean más resistentes a los ácidos que provienen de los alimentos y de las bacterias en la boca.

Los expertos recomiendan el uso de pasta dental con flúor tan pronto como aparezca el primer diente y durante toda su vida. En este sentido, en El Boticario en Casa, existen una amplia oferta de productos para los más pequeños de la casa, como Fluor Kin Infantil Pasta Dentífrica Fresa, una pasta dental específicamente formulada para la higiene bucodental de los niños, que está formulada con la dosis de flúor adaptada a ellos a partir de doce meses y xilitol. Asimismo, este dentífrico protege y favorece el crecimiento de unos dientes de leche sanos y bien cuidados. Su agradable sabor a fresa facilita su utilización diaria.

Esta pasta dental cuida y fortalece el esmalte dental

Para los adultos, tu parafarmacia online dispone, entre otros muchos productos, de Fluocaril Bi – Fluore en formato duplo, diseñado específicamente para prevenir la aparición de caries y combatir la formación de la placa bacteriana. Gracias a su aporte de flúor, ayuda a proteger el esmalte dental, refuerza la estructura del diente y reduce la inflamación de las encías.

Esta pasta dental previene la aparición de caries y combate la formación de la placa bacteriana

Por otro lado, enjuagarse con un colutorio que tenga flúor también puede ayudar a prevenir las caries y mantener el esmalte fuerte.

De esta manera, para los más jóvenes, en El Boticario en Casa, podrás encontrar Lacer Colutorio Fluor Semanal 0,2 % de fresa, un enjuague que se presenta en botella de 100ml, formulado para utilizar una vez por semana. Contiene un 0,2% de fluoruro sódico, que contribuye a reducir y prevenir la aparición de caries. Además, su fórmula se completa con xilitol, que favorece la remineralización. El agradable sabor a fresa de este producto lo hace atractivo para los más pequeños.

El esmalte dental de los más pequeños también necesita cuidados.

Por otro lado, para los adultos, es muy recomendable Listerine Cuidado Total 500 ml que, gracias a la acción combinada de sus principales activos, cloruro de zinc, flúor y aceites esenciales, aporta hasta seis beneficios para conseguir una limpieza bucal completa.

Listerine ayuda a recuperar el esmalte de tus dientes.

De esta manera, se puede conseguir reducir la placa, fortaleciendo a su vez los dientes para prevenir las caries y mantiene las encías sanas, para prevenir las enfermedades más comunes que se producen en las encías. También protege durante más tiempo el blanco natural de los dientes, previniendo a su vez la aparición de sarro, y elimina las bacterias más difíciles, añadiendo un frescor duradero de hasta 24 horas, para un aliento más limpio y fresco.

  1. Acudir al especialista

Para mantener los dientes fuertes, es fundamental acudir al dentista cada seis meses para un chequeo y limpieza. Estos especialistas médicos pueden detectar signos de problemas, como caries o rechinar los dientes, antes de que causen más daño.

El dentista también se encargará de recomendar la cantidad correcta de flúor para endurecer y proteger o recuperar el esmalte dental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.