Está claro que el sudor es normal. Es un proceso totalmente natural y necesario. Pero, ¿qué pasa si, al más mínimo movimiento, te quedas empapado? ¿Qué ocurre si se tiene una sudoración excesiva?

Se llama hiperhidrosis y suele representar un auténtico problema para las personas que lo padecen. En este post, te contamos todo sobre la sudoración excesiva y te damos una serie de consejos para evitarla en axilas y otras zonas del cuerpo. Porque, sudar no tiene por qué ser algo incómodo.

Qué es la sudoración

El sudor es un proceso fisiológico a través del cual las glándulas sudoríparas liberan líquido formado en un 95% de agua y el otro 5% de sustancias como el cloruro sódico.

Mediante éste, nuestro organismo logra mantenerse a una temperatura corporal óptima para su funcionamiento. De ahí que sea normal sudar con el calor y el ejercicio físico o en situaciones de tensión.

Sin embargo, cuando existe una sudoración excesiva o se produce sudor sin un desencadenante claro, es cuando se está ante una condición llamada hiperhidrosis.

Qué es la hiperhidrosis

Se cree que esta afección dermatológica afecta un 3% de la población y a ambos sexos por igual.

En cuanto a su origen, los expertos apuntan a que suele ser hereditario y su porcentaje en la población mundial varía en función de la raza, siendo los asiáticos más proclives a padecerla. La hiperhidrosis afecta, especialmente, a unas partes del cuerpo más que a otras, debido al mayor número de glándulas sudoríparas. Así, las axilas, manos, pies y pubis tienden a sudar más.

También puede ser consecuencia de ciertas enfermedades: lesiones cerebrales, neuropatías, problemas sistémicos o localizados en la médula espinal y algunos tipos de tumores.

Graduación de la hiperhidrosis

La forma de detectar la hiperhidrosis es sintomática y puede tener distintos tipos de graduación, de tal manera que su severidad se mide teniendo en cuenta la tolerabilidad de sudoración y su interferencia con las actividades de la vida cotidiana.

De este modo, las personas que padecen hiperhidrosis de primer grado, pueden hacer vida normal, sin apenas notarlo. En el considerado segundo grado todavía se sigue tolerando la sudoración, aunque a veces dificulta el día a día del paciente.

Cuando la sudoración excesiva se plantea como un impedimento en las actividades diarias, se está en el tercer grado, mientras que el cuarto grado y último de la hiperhidrosis conlleva una intolerancia constante, debido a que el sudor aparece ya en todo momento interfiriendo constantemente en el día a día.

Dicho todo esto, es importante señalar que la hiperhidrosis que se da con más frecuencia es la primera. Así, aunque el exceso de sudor tiene un origen desconocido, se cree que hay un marcado componente genético. De ahí que sea habitual que más de una persona en la misma familia sufra de este tipo de afección dermatológica.

La sudoración excesiva puede darse en los niños (hiperhidrosis infantil), pero es sobre todo en la pubertad cuando empieza a manifestarse.

Asimismo, algunas condiciones como el embarazo, la menopausia y la obesidad pueden ser la razón por la que el organismo produce sudor en una cantidad más abundante.

Más allá de la importancia de acudir al especialista para poder hacer un diagnóstico correcto de la hiperhidrosis y poder descartar posibles causas patológicas, la sudoración excesiva suele tener un impacto muy negativo a nivel psicológico, social ni laboral. Muchas personas sufren problemas de autoestima y confianza en sí mismos.

Hay que tener en cuenta que quienes sudan mucho suelen tener la necesidad de cambiarse de ropa o zapatos frecuentemente, evitan dar la mano o besos para saludar, no pueden ejercer ciertos trabajos de precisión o manuales y pueden experimentar dificultades a la hora de realizar actividades cotidianas como, por ejemplo, conducir.

Por su parte, el exceso de humedad provocado por el sudor favorece la maceración de la piel y, por tanto, la aparición de heridas o infecciones cutáneas.

Cómo evitar el exceso de sudor

Como consecuencia de todo ello es recomendable tomar medidas para combatir la hiperhidrosis.

En ese sentido, los antitranspirantes tópicos suelen ser el tratamiento para evitar el exceso de sudor. Los antitranspirantes son productos que inhiben la sudoración a diferencia de los desodorantes, que lo único que hacen es tratar de minimizar el olor.

Actualmente, los productos antitranspirantes que han mostrado más eficacia, y que se emplean en primera línea, son aquellos que llevan sales de aluminio en aplicación tópica. El clorhidrato de aluminio es de gran eficacia para cuadros de sudoración leves y moderados, y el cloruro de aluminio hexahidrato tiene una alta potencia en cuadros de sudoración moderada a severa.

En El Boticario en Casa, podrás encontrar toda una variedad de productos para combatir la hiperhidrosis, entre los que destaca los de la gama Hiposudol, de Laboratorios Viñas, desarrollada para tratar el exceso de sudoración. Así, Hiposudol Toallitas, con cloruro de aluminio hexahidrato al 20%, están indicadas en casos de hipersudoración moderada a severa. Por su parte, Hiposudol Spray, con clorhidrato de aluminio al 20%, resulta muy cómodo a la hora de aplicar en cualquier área del cuerpo.

Hiposudol Roll on, con clorhidrato de aluminio al 15%, está pensado para las pieles más sensibles y los más jóvenes. Mientras que Hiposudol Polvo, con clorhidrato de aluminio al 15%, está desarrollado para regular el sudor excesivo y mal olor especialmente de los pies.

Por último, Hiposudol Plantillas están impregnadas con carbono activo y Sanitized, que impide el crecimiento de gérmenes productores del mal olor en el sudor.

Por otro lado, Perspirex Loción Antitranspirante para manos y pies ofrece un efecto antitranspirante que se prolonga unos días. Contiene una fórmula que ha sido cuidadosamente desarrollada para su uso en la delicada piel de las axilas, minimizando la irritación que normalmente se asocia al cloruro de aluminio, ingrediente base de la formulación de los productos antitranspirantes.

Por último, la firma Saltratos presenta su desodorante spray antitranspirante pies y calzado, que elimina de forma inmediata el olor y regula la sudoración excesiva.

Su fórmula incluye ingredientes activos para el control de la humedad y el mal olor: clorhidróxido de aluminio de acción antitranspirante, triclosan y trietilcitrato de acción desodorante y extracto de Sauce blanco de propiedades suavizantes, astringentes y antisépticas.

Pin It on Pinterest