Vaginosis bacteriana: síntomas y tratamientos

Seguro que en algún momento has oído hablar de la famosa vaginosis bacteriana y que más de una vez te has preguntado si padeces esta alteración tan común de la composición de la flora vaginal.

En este post, te sacamos de dudas y te contamos qué es, sus síntomas, las causas más frecuentes y cómo evitar la vaginosis bacteriana.

Qué es la vaginosis bacteriana

Para responder a la pregunta qué es la vaginosis bacteriana acudimos a Mayo Clinic, que la define como “un tipo de inflamación vaginal causada por el crecimiento excesivo de bacterias que se encuentran naturalmente en la vagina, lo que altera el equilibrio natural”.

En otras palabras, la vagina cuenta con grandes cantidades de una bacteria que se llama lactobacillus, cuya función es defender a la vagina de otras infecciones usando diversas estrategias. Por diferentes motivos, la cantidad de lactobacillus en la vagina puede disminuir. Y es entonces cuando se producen una serie de modificaciones en las condiciones de la misma, un desequilibrio, que facilita el desarrollo y proliferación de otros gérmenes que al final suple al lactobacillus, tan necesario en la vagina. Estas son las causas de la vaginosis bacteriana.

Causas de la vaginosis bacteriana

 

De esta forma, al hablar de la vaginosis bacteriana, no se está haciendo mención a una infección como tal, sino más bien hay que decir que se trata de un desequilibrio en la flora de la vagina, una alteración de su composición.

Es importante apuntar que contar con un correcto diagnóstico y posterior tratamiento de la vaginosis bacteriana es fundamental, ya que esta alteración de las defensas de la vagina aumenta el riesgo de contraer infecciones, como las enfermedades de transmisión sexual.

Vaginosis Bacteriana: síntomas

En general, el principal síntoma de la vaginosis bacteriana es el desarrollo de un flujo vaginal abundante que humedece la ropa interior. Éste es de color blanco grisáceo y mal oliente, con olor a pescado podrido, que suele agravarse durante las relaciones sexuales y el período menstrual.

Vaginosis bacteriana, síntomas

En concreto, algunos de los síntomas de la vaginosis bacteriana son:

  • Secreción vaginal.
  • Mal olor vaginal a «pescado».
  • Comezón vaginal.
  • Ardor al orinar.

Por otro lado, para muchas mujeres, la vaginosis bacteriana pasa desapercibida, carece de síntomas, por este motivo para su diagnóstico es esencial acudir a las revisiones rutinarias ginecológica.

Asimismo, las mujeres en sus años reproductivos son más propensas a contraer vaginosis bacteriana, pero ésta puede afectar a mujeres de cualquier edad.

Muchas mujeres se preguntan qué es la vaginosis bacteriana

Vaginosis bacteriana: prevención y tratamiento

El Boticario en Casa te ofrece esta serie de consejos, que ayudan a evitar y tratar la vaginosis bacteriana:

Realizar una higiene correcta

Al ser una zona extremadamente sensible, se debe realizar una higiene diaria, pero sin excesos y usando siempre productos específicos formulados para esta zona, tales como jabones suaves con un ph adecuado y sin activos que irriten la zona. Y es que recuerda: los jabones convencionales pueden alterar la flora bacteriana de la vagina y provocar irritaciones e infecciones. Además ¿si usas cremas específicas para tu cuerpo o tu cara, por qué no usarla para tu zona íntima?

Los geles específicos para la zona vaginal contienen ingredientes que hacen que el pH no se altere, dan un plus de hidratación y ayudan a la regeneración de la piel y a calmar posibles irritaciones. Así, Letifem Gel Higiene Íntimo cuenta con una fórmula que contiene principios activos hidratantes y emolientes que respetan el pH fisiológico y la flora vulvar.

Tratamiento de la vaginosis bacteriana de Leti

Se recomienda que después de la higiene, se seque bien y con cuidado la zona para evitar que la humedad puede favorecer el crecimiento bacteriano.

Evitar duchas vaginales

Las duchas vaginales están totalmente contraindicadas. Pueden alterar el equilibrio vaginal y pueden aumentar el riesgo de infección. Así, lo afirma el laboratorio farmacéutico Leti: “El interior de la vagina tiene mecanismos para auto limpiarse y la presión del agua de una ducha vaginal lo único que consigue es alterar la mucosa vaginal y la microbiota normal, favoreciendo el crecimiento de otros microorganismos que pueden causar vaginosis”.

Relaciones sexuales

Para disminuir el riesgo de la vaginosis bacteriana, siempre es conveniente tomar precauciones en las relacione sexuales, también se evitará contraer algún tipo de infección de transmisión sexual.

Productos menstruales

Para evitar infecciones en la zona íntima o vaginosis bacteriana es muy recomendable el uso de productos respetuosos con el organismo, como la copa menstrual enna cycle.

tratamiento para la vaginosis bacteriana de Enna

La firma Enna te ayuda a luchar contra la vaginosis bacteriana con esta copa hecha de silicona líquida de grado médico, “un material inerte que evita que los gérmenes se adhieran a ella, lo que reduce el riesgo de: candidiasis y cistitis recurrentes y vaginosis bacteriana, ya que ésta no modifica el ph de la vagina y tampoco interfiere en la flora vaginal, por lo que no desestabiliza la capacidad natural de protección”.

Productos específicos para la vaginosis bacteriana

Por otro lado, en nuestra parafarmacia online podrás encontrar productos sanitarios para el tratamiento de la vaginosis bacteriana, como GineCanesbalance.

Este gel vaginal es realmente eficaz para el tratamiento de la vaginosis bacteriana, de tal forma que reduce el olor desagradable y el flujo vaginal anormal, restringe el crecimiento de bacterias nocivas y ayuda a las bacterias beneficiosas de la vagina a restablecer el equilibrio natural del medio.

Ginecanes, tratamiento para la vaginosis bacteriana

GineCanesbalance contiene ácido láctico, que neutraliza de forma eficaz el olor desagradable y restablece el pH normal de la vagina, y Glucógeno, que proporciona nutrientes a las bacterias ácido-lácticas y ayuda a su crecimiento.

Asimismo, Seidibiotics Plus es otro producto realmente eficaz para el tratamiento de la vaginosis bacteriana. Está compuesto por siete cápsulas gastrorresistentes, que ayudan a favorecer un correcto estado de la microbiota vaginal, ya que su formulación está compuesta por fermentos lácticos vivos e inulina, los cuales benefician el crecimiento y supervivencia de éstos. Contiene 5 cepas mayoritarias y esenciales en el equilibro de la microbiota vaginal y digestiva.

tratamiento para la vaginosis bacteriana

Además, actúa frente a los dos trastornos vaginales más comunes: la propia vaginosis bacteriana y la vulvocandidiasis.

Por último, queremos insistir en la necesidad de las revisiones ginecológicas. Y es que es importante recordar que, a veces la vaginosis bacteriana no presenta síntomas y solo se detecta con el control ginecológico en la revisión anual.

Por tanto, aunque no notes nada extraño, es fundamental acudir a la consulta ginecológica. No dejes que pase más de un año sin acudir a la cita con tu ginecólogo. Es una medida de detección precoz muy importante, no sólo en el caso de la vaginosis bacteriana, también para otras patologías importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.